Consejos

Grandes poemas de guerra

Grandes poemas de guerra


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los poemas de guerra capturan los momentos más oscuros de la historia humana y también los más luminosos. Desde textos antiguos hasta versos libres modernos, la poesía de guerra explora una gama de experiencias, celebra victorias, honra a los caídos, lamenta las pérdidas, informa atrocidades y se rebela contra aquellos que hacen la vista gorda.

Los poemas de guerra más famosos son memorizados por escolares, recitados en eventos militares y puestos a la música. Sin embargo, la gran poesía de guerra va mucho más allá de lo ceremonial. Algunos de los poemas de guerra más notables desafían las expectativas de lo que un "poema" debería ser. Los poemas de guerra enumerados aquí incluyen lo familiar, lo sorprendente y lo inquietante. Estos poemas son recordados por su lirismo, sus ideas, su poder de inspirar y su papel en la crónica de los acontecimientos históricos.

Poemas de guerra de los tiempos antiguos

Imagen de un ejército sumerio en el Estándar de Ur, una pequeña caja hueca de una tumba real en Ur, sur de Irak, alrededor del 2600-2400 a. C. Incrustación de concha, piedra caliza roja y lapislázuli en betún. (Detalle recortado). Colección del Museo Británico. CM Dixon / Print Collector / Getty Images

Se cree que la primera poesía de guerra registrada es Enheduanna, una sacerdotisa de Sumer, la antigua tierra que ahora es Irak. Alrededor de 2300 a. C., se enfureció contra la guerra y escribió:


Eres sangre corriendo por una montaña
Espíritu de odio, avaricia e ira,
dominador del cielo y la tierra!

Al menos un milenio después, el poeta griego (o grupo de poetas) conocido como Homero compusoLa ilíada, un poema épico sobre una guerra que destruyó las "almas de los grandes luchadores" e "hizo que sus cuerpos fueran carroña / fiestas para los perros y las aves".

El famoso poeta chino Li Po (también conocido como Rihaku, Li Bai, Li Pai, Li T'ai-po y Li T'ai-pai) se enfureció contra las batallas que consideraba brutales y absurdas. "Nefarious War", escrita en 750 DC, se lee como un poema de protesta moderno:


los hombres están dispersos y manchados sobre la hierba del desierto,
Y los generales no han logrado nada.

Escribiendo en inglés antiguo, un poeta anglosajón desconocido describió a guerreros blandiendo espadas y escudos en la "Batalla de Maldon", que relató una guerra que se libró en el 991 d. C. El poema articuló un código de heroísmo y espíritu nacionalista que dominó la literatura de guerra en el mundo occidental durante mil años.

Incluso durante las enormes guerras mundiales del siglo XX, muchos poetas hicieron eco de los ideales medievales, celebrando triunfos militares y glorificando a los soldados caídos.

Poemas de guerra patrióticos

Impresión en 1814 de "Defense of Fort McHenry", un poema que luego se convirtió en la letra de "The Star-Spangled Banner". Dominio publico

Cuando los soldados se dirigen a la guerra o regresan victoriosos a sus hogares, marchan a un ritmo emocionante. Con medidores decisivos y estribillos conmovedores, los poemas de guerra patrióticos están diseñados para celebrar e inspirar.

"The Charge of the Light Brigade", del poeta inglés Alfred, Lord Tennyson (1809-1892) rebota con el canto inolvidable: "Media liga, media liga, / Media liga en adelante".

El poeta estadounidense Ralph Waldo Emerson (1803-1882) escribió "Himno de la concordia" para una celebración del Día de la Independencia. Un coro cantó sus conmovedoras líneas sobre "el disparo que se escucha en todo el mundo" con la melodía popular "Old Hundredth".

Los poemas de guerra melódicos y rítmicos son a menudo la base de canciones y himnos. "Rule, Britannia!" Comenzó como un poema de James Thomson (1700-1748). Thomson terminaba cada estrofa con el grito enérgico, "Rule, Britannia, gobierna las olas; / Los británicos nunca serán esclavos ". Cantada con música de Thomas Arne, el poema se convirtió en un estándar en las celebraciones militares británicas.

La poeta estadounidense Julia Ward Howe (1819-1910) llenó su poema de la Guerra Civil, "Himno de batalla de la República", con cadencias desgarradoras y referencias bíblicas. El ejército de la Unión cantó las palabras al ritmo de la canción, "El cuerpo de John Brown". Howe escribió muchos otros poemas, pero el Himno de batalla la hizo famosa.

Francis Scott Key (1779-1843) fue un abogado y poeta aficionado que escribió las palabras que se convirtieron en el himno nacional de los Estados Unidos. "The Star-Spangled Banner" no tiene el ritmo de aplausos de "Battle-Hymn" de Howe, pero Key expresó emociones altísimas mientras observaba una batalla brutal durante la Guerra de 1812. Con líneas que terminan con una creciente inflexión (haciendo la letra notoriamente difícil de cantar), el poema describe "bombas estallando en el aire" y celebra la victoria de Estados Unidos sobre las fuerzas británicas.

Originalmente titulado "La defensa de Fort McHenry", las palabras (que se muestran arriba) se configuraron en una variedad de canciones. El Congreso adoptó una versión oficial de "The Star-Spangled Banner" como el himno de Estados Unidos en 1931.

Poetas soldados

Partituras ilustradas de "We Shall Not Sleep!" por E.E. Tammer con palabras del poeta John McCrae. 1911. Biblioteca del Congreso, artículo 2013560949

Históricamente, los poetas no eran soldados. Percy Bysshe Shelley, Alfred Lord Tennyson, William Butler Yeats, Ralph Waldo Emerson, Thomas Hardy y Rudyard Kipling sufrieron pérdidas, pero nunca participaron en un conflicto armado. Con muy pocas excepciones, los poemas de guerra más memorables en el idioma inglés fueron compuestos por escritores de formación clásica que observaron la guerra desde una posición segura.

Sin embargo, la Primera Guerra Mundial trajo una avalancha de nueva poesía de soldados que escribieron desde las trincheras. Enorme alcance, el conflicto global provocó una ola de patriotismo y un llamado a las armas sin precedentes. Jóvenes talentosos y bien leídos de todos los ámbitos de la vida se pusieron en primera línea.

Algunos poetas soldados de la Primera Guerra Mundial romantizaron sus vidas en el campo de batalla, escribiendo poemas tan conmovedores que se les puso música. Antes de enfermarse y morir en un barco de la marina, el poeta inglés Rupert Brooke (1887-1915) escribió sonetos tiernos como "El soldado". Las palabras se convirtieron en la canción, "If I should Die":


Si muriera, piensa solo en mí:
Que hay algún rincón de un campo extranjero
Eso es para siempre Inglaterra.

El poeta estadounidense Alan Seeger (1888-1916), quien fue asesinado en acción al servicio de la Legión Extranjera francesa, imaginó un metafórico "Encuentro con la muerte":


Tengo una cita con la muerte
En alguna barricada disputada,
Cuando la primavera regrese con una sombra susurrante
Y las flores de manzana llenan el aire

El canadiense John McCrae (1872-1918) conmemoró a los muertos en la guerra y llamó a los sobrevivientes a continuar la lucha. Su poema, En los campos de Flandes, concluye:


Si rompes la fe con nosotros que morimos
No dormiremos, aunque las amapolas crezcan
En los campos de Flandes.

Otros poetas soldados rechazaron el romanticismo. El comienzo del siglo XX trajo el movimiento modernista cuando muchos escritores rompieron con las formas tradicionales. Los poetas experimentaron con lenguaje claro, realismo arenoso e imagismo.

El poeta británico Wilfred Owen (1893-1918), quien murió en la batalla a los veinticinco años, no escatimó detalles impactantes. En su poema, "Dulce et Decorum Est", los soldados caminan a través del lodo tras un ataque con gas. Un cuerpo es arrojado sobre un carro, "ojos blancos retorciéndose en su cara".

"Mi tema es la guerra, y la pena de la guerra", escribió Owen en el prefacio de su colección. "La poesía está en la lástima".

Otro soldado británico, Siegfried Sassoon (1886-1967), escribió con enojo y a menudo satíricamente sobre la Primera Guerra Mundial y aquellos que la apoyaron. Su poema "Ataque" comienza con un pareado que rima:


Al amanecer, la cresta emerge en masa y dun
En el púrpura salvaje del sol resplandeciente,

y concluye con el estallido:


¡Oh Jesús, haz que pare!

Ya sea glorificando la guerra o librándola, los poetas soldados a menudo descubrieron sus voces en las trincheras. Luchando con una enfermedad mental, el compositor británico Ivor Gurney (1890-1937) creía que la Primera Guerra Mundial y la camaradería con sus compañeros soldados lo convirtieron en poeta. En "Fotografías", como en muchos de sus poemas, el tono es sombrío y exultante:


Acostado en las excavaciones, escuchando las grandes conchas lentamente
Navegando a una milla de altura, el corazón se eleva más alto y canta.

Los poetas soldados de la Primera Guerra Mundial cambiaron el panorama literario y establecieron la poesía de guerra como un nuevo género para la era moderna. Combinando narrativa personal con verso libre y lenguaje vernáculo, los veteranos de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y otras batallas y guerras del siglo XX continuaron informando sobre traumas y pérdidas insoportables.

Para explorar el enorme cuerpo de trabajo de los poetas soldados, visite la Asociación de Poetas de Guerra y el Archivo Digital de Poesía de la Primera Guerra Mundial.

Poesía de testigo

Mapa de los campos de concentración nazis de la Segunda Guerra Mundial con un poema escrito por un prisionero italiano. Austria, 1945. Fototeca Storica Nazionale / Gilardi / Getty Images

La poeta estadounidense Carolyn Forché (1950-) acuñó el términopoesía de testigo para describir escritos dolorosos de hombres y mujeres que soportaron la guerra, el encarcelamiento, el exilio, la represión y las violaciones de los derechos humanos. La poesía del testimonio se centra en la angustia humana en lugar del orgullo nacional. Estos poemas son apolíticos, pero profundamente preocupados por causas sociales.

Mientras viajaba con Amnistía Internacional, Forché fue testigo del estallido de la guerra civil en El Salvador. Su poema en prosa, "El coronel", dibuja una imagen surrealista de un encuentro real:


Derramó muchas orejas humanas sobre la mesa. Eran como mitades secas de durazno. No hay otra forma de decir esto. Tomó uno de ellos en sus manos, lo sacudió en nuestras caras, lo dejó caer en un vaso de agua. Cobró vida allí.

Aunque el término "poesía del testimonio" ha despertado recientemente un gran interés, el concepto no es nuevo. Platón escribió que es obligación del poeta dar testimonio, y siempre ha habido poetas que registraron sus perspectivas personales sobre la guerra.

Walt Whitman (1819-1892) documentó detalles horripilantes de la Guerra Civil estadounidense, donde sirvió como enfermera de más de 80,000 enfermos y heridos. En "The Wound-Dresser" de su colección,Grifos de tambor, Whitman escribió:


Desde el muñón del brazo, la mano amputada,
Deshago la pelusa coagulada, elimino la mucosa, lavo la materia y la sangre ...

Viajando como diplomático y exiliado, el poeta chileno Pablo Neruda (1904-1973) se hizo conocido por su horrible pero lírica poesía sobre el "pus y la peste" de la Guerra Civil en España.

Los presos en los campos de concentración nazis documentaron sus experiencias con los desechos que luego se encontraron y publicaron en revistas y antologías. El Museo Memorial del Holocausto de los Estados Unidos mantiene un índice exhaustivo de recursos para leer poemas de las víctimas del holocausto.

La poesía del testigo no conoce límites. Nacido en Hiroshima, Japón, Shoda Shinoe (1910-1965) escribió poemas sobre la devastación de la bomba atómica. El poeta croata Mario Susko (1941-) dibuja imágenes de la guerra en su Bosnia natal. En "Las noches iraquíes", el poeta Dunya Mikhail (1965-) personifica la guerra como un individuo que se mueve a través de las etapas de la vida.

Los sitios web como Voices in Wartime y War Poetry Website tienen una gran cantidad de relatos de primera mano de muchos otros escritores, incluidos poetas afectados por la guerra en Afganistán, Irak, Israel, Kosovo y Palestina.

Poesía contra la guerra

"Palabras (no armas, no guerra) Resolver conflictos": Marcha de protesta anual en la Universidad Estatal de Kent, Ohio, donde cuatro guardias nacionales fueron asesinados a tiros durante una manifestación contra la guerra en 1970. John Bashian / Getty Images

Cuando los soldados, veteranos y víctimas de guerra exponen realidades inquietantes, su poesía se convierte en un movimiento social y una protesta contra los conflictos militares. La poesía de guerra y la poesía de testigos se trasladan al reino de anti-poesía de guerra.

La guerra de Vietnam y la acción militar en Irak fueron ampliamente protestadas en los Estados Unidos. Un grupo de veteranos estadounidenses escribió informes sinceros de horrores inimaginables. En su poema, "Camuflando la quimera", Yusef Komunyakaa (1947-) describió una escena de pesadilla de guerra en la jungla:


En nuestro camino estacion de sombras
los simios de roca intentaron volar nuestra tapadera,
tirando piedras al atardecer. Camaleones
gateó nuestras espinas, cambiando de día
a la noche: verde a dorado,
oro a negro. Pero esperamos
hasta que la luna tocó el metal ...

El poema de Brian Turner (1967-) "The Hurt Locker" narraba lecciones escalofriantes de Irak:


No queda nada más que dolor aquí.
Nada más que balas y dolor ...
Créelo cuando lo veas.
Créelo cuando un niño de doce años
lanza una granada a la habitación.

El veterano de Vietnam Ilya Kaminsky (1977-) escribió una acusación mordaz de la apatía estadounidense en "Vivimos felices durante la guerra":


Y cuando bombardearon las casas de otras personas, nosotros
protestado
pero no lo suficiente, nos opusimos a ellos pero no
suficiente. yo estaba
en mi cama, alrededor de mi cama América
estaba cayendo: casa invisible por casa invisible por casa invisible.

Durante la década de 1960, las destacadas poetas feministas Denise Levertov (1923-1997) y Muriel Rukeyser (1913-1980) movilizaron a artistas y escritores de renombre para exhibiciones y proclamas contra la Guerra de Vietnam. Los poetas Robert Bly (1926-) y David Ray (1932-) organizaron manifestaciones y eventos contra la guerra que atrajeron a Allen Ginsberg, Adrienne Rich, Grace Paley y muchos otros escritores famosos.

Protestando acciones estadounidenses en Irak, Poets Against the War se lanzó en 2003 con una lectura de poesía en las puertas de la Casa Blanca. El evento inspiró un movimiento global que incluyó recitaciones de poesía, una película documental y un sitio web con la escritura de más de 13,000 poetas.

A diferencia de la poesía histórica de protesta y revolución, la poesía contra la guerra contemporánea abarca escritores de un amplio espectro de antecedentes culturales, religiosos, educativos y étnicos. Los poemas y las grabaciones de video publicados en las redes sociales brindan múltiples perspectivas sobre la experiencia y el impacto de la guerra. Al responder a la guerra con detalles inquebrantables y emoción cruda, los poetas de todo el mundo encuentran fuerza en sus voces colectivas.

Fuentes y lecturas adicionales

  • Barrett, Faith. Luchar en voz alta es muy valiente: Poesía americana y la guerra civil. Prensa de la Universidad de Massachusetts.Octubre de 2012.
  • Deutsch, Abigail. "100 años de poesía: la revista y la guerra". Poesía revista. 11 de diciembre de 2012. //www.poetryfoundation.org/articles/69902/100-years-of-poetry-the-magazine-and-war
  • Duffy, Carol Ann. "Heridas de salida." El guardián. 24 de julio de 2009. //www.theguardian.com/books/2009/jul/25/war-poetry-carol-ann-duffy
  • Museo Emily Dickinson. "Emily Dickinson y la Guerra Civil". //Www.emilydickinsonmuseum.org/civil_war
  • Forché, Carolyn. "No la persuasión, sino el transporte: la poesía del testigo". La conferencia de Blaney, presentada en el Poets Forum en la ciudad de Nueva York. 25 de octubre de 2013. //www.poets.org/poetsorg/text/not-persuasion-transport-poetry-witness
  • Forché, Carolyn y Duncan Wu, editores. Poesía del testigo: La tradición en inglés, 1500 - 2001. W. W. Norton & Company; 1a edición. 27 de enero de 2014.
  • Gutman, Huck. "Drum-Taps", ensayo en Walt Whitman: una enciclopedia. J.R. LeMaster y Donald D. Kummings, eds. Nueva York: Garland Publishing, 1998. //whitmanarchive.org/criticism/current/encyclopedia/entry_83.html
  • Hamill, Sam; Sally Anderson; et. al., editores. Poetas contra la guerra. Nación Libros. Primera edición. 1 de mayo de 2003.
  • King, Rick, et. Alabama. Voces en tiempo de guerra. Película documental: //voicesinwartime.org/ Antología impresa: //voicesinwartime.org/voices-wartime-anthology
  • Melicharova, Margaret. "Siglo de poesía y guerra". Promesa de paz Unión. //www.ppu.org.uk/learn/poetry/
  • Poetas y guerra. //www.poetsandwar.com/
  • Richards, Anthony. "Cómo la poesía de la Primera Guerra Mundial pintó una imagen más verdadera". El Telégrafo. 28 de febrero de 2014. //www.telegraph.co.uk/history/world-war-one/inside-first-world-war/part-seven/10667204/first-world-war-poetry-sassoon.html
  • Roberts, David, editor. Guerra "Poemas y poetas de hoy". El sitio web de Poesía de guerra. 1999. //www.warpoetry.co.uk/modernwarpoetry.htm
  • Stallworthy, Jon. El nuevo libro de poesía de guerra de Oxford. Prensa de la Universidad de Oxford; 2da edicion. 4 de febrero de 2016.
  • Universidad de Oxford. El Archivo Digital de Poesía de la Primera Guerra Mundial. //ww1lit.nsms.ox.ac.uk/ww1lit/
  • Asociación de poetas de guerra. //www.warpoets.org/

HECHOS RÁPIDOS: 45 grandes poemas sobre la guerra

  1. Todos los soldados muertos de Thomas McGrath (1916-1990)
  2. Armisticio de Sophie Jewett (1861-1909)
  3. Ataque de Siegfried Sassoon (1886-1967)
  4. Himno de batalla de la República (versión original publicada) por Julia Ward Howe (1819-1910)
  5. Batalla de Maldon por anónimo, escrito en inglés antiguo y traducido por Jonathan A. Glenn
  6. ¡Golpear! ¡Golpear! ¡Tambores! por Walt Whitman (1819-1892)
  7. Camuflando la quimera de Yusef Komunyakaa (1947-)
  8. La carga de la brigada ligera de Alfred, Lord Tennyson (1809-1892)
  9. Ciudad que no duerme por Federico García Lorca (1898-1936), traducido por Robert Bly
  10. El coronel de Carolyn Forché (1950-)
  11. Himno de la concordia por Ralph Waldo Emerson (1803-1882)
  12. El artillero de la torreta La muerte de la bola de Randall Jarrell (1914-1965)
  13. Los dictadores de Pablo Neruda (1904-1973), traducido por Ben Belitt
  14. Conduciendo por Minnesota durante los bombardeos de Hanoi por Robert Bly (1926-)
  15. Dover Beach de Matthew Arnold (1822-1888)
  16. Dulce et Decorum Est de Wilfred Owen (1893-1918)
  17. Elegía por una cueva llena de huesos de John Ciardi (1916-1986)
  18. Frente a él por Yusef Komunyakaa (1947-)
  19. Primero vinieron por los judíos por Martin Niemöller
  20. El casillero herido de Brian Turner (1967-)
  21. Tengo una cita con la muerte por Alan Seeger (1888-1916)
  22. La Ilíada de Homero (alrededor del siglo IX u VIII a. C.), traducida por Samuel Butler
  23. En los campos de Flandes por John McCrae (1872-1918)
  24. Las noches iraquíes por Dunya Mikhail (1965-), traducido por Kareem James Abu-Zeid
  25. Un aviador irlandés prevé su muerte por William Butler Yeats (1865-1939)
  26. Me siento y coso por Alice Moore Dunbar-Nelson (1875-1935)
  27. Se siente una pena estar vivo por Emily Dickinson (1830-1886)
  28. 4 de julio por May Swenson (1913-1989)
  29. La escuela de la muerte de Frances Richey (1950-)
  30. Lamento al espíritu de guerra de Enheduanna (2285-2250 a. C.)
  31. LAMENTA: 423 por Myung Mi Kim (1957-)
  32. La última noche de Rainer Maria Rilke (1875-1926), traducida por Walter Kaschner
  33. La vida en guerra por Denise Levertov (1923-1997)
  34. MCMXIV por Philip Larkin (1922-1985)
  35. Madre y poeta de Elizabeth Barrett Browning (1806-1861)
  36. Nefarious War por Li Po (701-762), traducido por Shigeyoshi Obata
  37. Un pedazo de cielo sin bombas de Lam Thi My Da (1949-), traducido por Ngo Vinh Hai y Kevin Bowen
  38. ¡Regla Britannia! por James Thomson (1700-1748)
  39. El soldado de Rupert Brooke (1887-1915)
  40. El estandarte estrellado de Francis Scott Key (1779-1843)
  41. Tankas de Shoda Shinoe (1910-1965)
  42. Vivimos felices durante la guerra por Ilya Kaminsky (1977-)
  43. Llorar por George Moses Horton (1798-1883)
  44. El curador de heridas de Golpes de tambor por Walt Whitman (1819-1892)
  45. Para qué es el final por Jorie Graham (1950-)


Ver el vídeo: Ángel González Un Largo Adiós (Mayo 2022).