Interesante

Sociedad cartaginesa

Sociedad cartaginesa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La sociedad de Cartago estaba dominada por una clase comercial aristocrática que ocupaba todos los cargos políticos y religiosos importantes, pero debajo de este estrato había una mezcla cosmopolita de artesanos, trabajadores, mercenarios, esclavos y extranjeros de todo el Mediterráneo. La población de la ciudad en su apogeo era de alrededor de 400,000, y la combinación internacional de habilidades y culturas fue una receta para el éxito que llevó a los escritores romanos a describir a Cartago como la ciudad más rica del mundo. Desafortunadamente para la posteridad, cuando Cartago fue destruida por los romanos también lo fue su historia en muchos aspectos y los detalles de cómo funcionaba la sociedad cartaginesa, las relaciones entre clases y el papel de las mujeres en especial, siguen siendo frustrantemente esquivos. No obstante, las descripciones de autores romanos y las inscripciones que se conservan de las estelas púnicas ayudan a reconstruir al menos una imagen parcial de la composición social de una de las culturas más importantes del antiguo Mediterráneo.

Aristocracia

La aristocracia de Cartago no se basó, como en muchas otras sociedades antiguas, en la propiedad de la tierra, sino en la riqueza pura y simple. Sin duda, había grandes propietarios en tierras cartaginesas más allá de la ciudad propiamente dicha, pero la propiedad no era el boleto exclusivo al poder que lo era en otras culturas antiguas. Esto significó que los individuos emprendedores, capaces de explotar las condiciones del mercado de la ciudad donde los bienes eran importados, exportados y fabricados o cultivados en el lugar, o aquellos que podían financiar sus propias expediciones comerciales privadas a tierras tan ricas de oportunidades como Sicilia y España, podría llegar a lo más alto de la sociedad y la política. De hecho, esta fue una crítica de Aristóteles cuando comentaba sobre Cartago: que tal preocupación por la riqueza conduciría inevitablemente a una oligarquía egoísta que dominara la sociedad.

Los puestos más importantes en el gobierno cartaginés, como el Senado y sus comisiones, no eran asalariados, por lo que, por necesidad, solo aquellos con ingresos privados podían permitirse ocupar un cargo público. Sin embargo, el acceso a la élite estaba abierto a cualquiera que pudiera adquirir los medios económicos. Sin embargo, también debe mencionarse que los cartagineses tenían un respeto saludable por la genealogía y que los líderes políticos a menudo se registraban no solo con sus propios nombres, sino también con los de varias generaciones anteriores. Esto sugeriría que un puñado de familias que podían rastrear su linaje hasta la fundación de la ciudad y los colonizadores originales de Tiro tenían una clara ventaja al postularse para cargos públicos.

La sociedad cartaginesa estaba compuesta por una mezcla ecléctica de ciudadanos nativos, norteafricanos, etruscos, iberos y griegos que eran diversos artesanos, trabajadores, soldados, comerciantes y esclavos.

Sacerdotes

La clase élite dominaba también los puestos religiosos de Cartago. El jefe de los sacerdotes (rb khnm) también fue miembro del Senado y del influyente Consejo de 104. Un comité de 10 senadores era responsable de los asuntos religiosos del estado. Los sacerdotes habrían disfrutado de un alto estatus ya que realizaban rituales y sacrificios (tanto animales como humanos) en honor a los dioses púnicos. Viviendo una vida austera y con cabezas rapadas distintivas, la mayoría de sus puestos eran hereditarios. Las inscripciones nos informan que un sumo sacerdote era responsable de un templo en particular y asistido por una categoría inferior de sacerdotes (khnm). Hubo mujeres sacerdotes, pero una vez más, los detalles de la iniciación y los deberes de la clase sacerdotal siguen sin conocerse. Los sacerdotes pueden haber controlado la educación, de la que sabemos muy poco, y también las bibliotecas que sabemos que existían en el momento de la destrucción de Cartago en 146 a. C.

Los ciudadanos

La ciudadanía estaba reservada a los varones autóctonos de Cartago y les daba derecho a participar en la asamblea popular de la ciudad. Aquí se discutieron temas del día y se aprobaron propuestas del Senado o, en ocasiones, incluso se rechazaron. En la práctica, es discutible cuántos ciudadanos comunes podrían permitirse no trabajar y participar en la política, e incluso puede haber una calificación de riqueza mínima. Los ciudadanos se organizaron en membresías (mizrehim) o clubes familiares que se distinguían entre sí por su devoción a un dios específico, la profesión de sus miembros, o tal vez incluso compuestos por aquellos que habían luchado juntos en la batalla. Estas membresías se unían regularmente a través de banquetes compartidos.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

A diferencia de las ciudades-estado griegas, no se esperaba que la mayoría de los ciudadanos realizaran el servicio militar ni en tiempos de paz ni de guerra. Había un pequeño ejército cartaginés de élite conocido como la Banda Sagrada y compuesto por 2.000 hoplitas, pero la mayoría de los requisitos militares de la ciudad se cumplían con ejércitos mercenarios. Esto fue posible en gran parte porque durante gran parte de su historia Cartago solo luchó batallas en territorio extranjero y la ciudad en sí nunca fue amenazada hasta que Agatocles desembarcó un ejército en 310 a. C. y las invasiones romanas de la Segunda y Tercera Guerras Púnicas. No está claro si los ciudadanos de Cartago estaban obligados a pagar impuestos, tal era la enorme renta extraída de los territorios conquistados. La prosperidad prolongada de la ciudad durante gran parte de su historia, basada en el trabajo de otros, fue probablemente la razón más importante por la que los ciudadanos de Cartago accedieron a gobernar por una aristocracia de élite. La ausencia de un gran ejército de ciudadanos que había elevado la conciencia política colectiva de los ciudadanos de otros estados como los de Grecia fue, quizás, otra razón de la aparente falta de interés de los cartagineses por el poder político.

Mujeres

A pesar de la importancia de diosas como Tanit / Astarte en la religión cartaginesa y el mito de la fundación de la ciudad por la reina Dido (Elissa), a las mujeres no se les concedió la ciudadanía y, por lo tanto, no pudieron participar en la vida política de la ciudad. De hecho, permanecen en gran parte en silencio en el ya empobrecido registro histórico de Cartago. Los nombres de algunas mujeres surgen como inscripciones en dedicatorias religiosas donde se hace referencia a ellas por el nombre de su esposo o de su padre. Algunas dedicatorias se inscribieron conjuntamente con los nombres de un padre y una hija. Estas convenciones confirman además que Cartago, como la mayoría de las otras sociedades antiguas, era una sociedad dominada por hombres en todos los aspectos.

Artesanos

No solo intermediarios comerciales, los cartagineses producían sus propios productos manufacturados, por lo que la ciudad tenía una gran cantidad de talleres de alfarería, vidrio y metal (que producían armas, joyas y artículos de uso diario), tintoreros, carpinteros y trabajadores de la construcción. Los talleres más grandes habrían empleado tanto a ciudadanos como a esclavos como mano de obra. Los comerciantes vivían en áreas específicas con alfareros y trabajadores del metal que se congregaban fuera de las murallas de la ciudad al sur y a lo largo del lago de Túnez, por ejemplo. Los artesanos también formaron gremios y colectivamente proporcionaron el dinero para mejorar y mantener su área de la ciudad.

Los trabajadores menos calificados, pero no menos importantes para la industria de la ciudad, eran los estibadores, porteadores y marineros. Al igual que en cualquier gran ciudad, existían todas las profesiones necesarias para una población próspera con dinero para gastar: maestros, médicos, arquitectos, cocineros, tenderos, zapateros, pescadores, escribas, fabricantes de carros, etc. Luego estaban los artistas que producían orfebrería, esculturas y cristalería fina. Muchas de estas profesiones se mencionan en las estelas púnicas. Trabajando por sus medios de vida, esta clase habría incluido mujeres, esclavos y extranjeros, así como ciudadanos varones. Vivían en las grandes áreas residenciales de la ciudad en casas modestas y compactas construidas con ladrillos de adobe, algunas incluso de varios pisos (hasta seis pisos) para albergar a varias familias. Las estructuras más antiguas de este tipo datan del siglo VII a. C. y, por lo tanto, ilustran la prosperidad y el auge de la población de Cartago al principio de la historia de la ciudad.

Extranjeros

Los extranjeros en la ciudad provenían de la ciudad fundadora original de Tiro en Fenicia, de las áreas conquistadas del norte de África (especialmente Libia y Numidia), España, Italia y Cerdeña. También sabemos que Cartago tenía una importante comunidad griega en el siglo IV a. C. La presencia de intérpretes profesionales, como se menciona en las estelas, evidencia el carácter cosmopolita de Cartago. Es posible que los ciudadanos de las ciudades-estado aliadas y los de Sidón y Tiro tuvieran ciertos privilegios por encima de los de otros extranjeros, y hubieran disfrutado de la igualdad ante la ley, si no del estatus político, de los ciudadanos de Cartago propiamente dichos.

Esclavos

Los esclavos eran pueblos conquistados o traídos de los mercados de esclavos y se utilizaban para todo tipo de tareas, profesionales o serviles, en la ciudad y en el campo, así como en la armada cartaginesa durante las Guerras Púnicas. Solo se puede adivinar cuántos esclavos había en Cartago, ya que los ciudadanos más ricos habrían tenido muchos y los ciudadanos pobres probablemente ni siquiera uno. No hay evidencia de que un ciudadano de Cartago se haya convertido alguna vez en esclavo, pero, como en Roma, esto puede haber sucedido si una persona no pudo pagar sus deudas o si los padres pobres vendieron a su hijo, como sucedía a veces. Hubo casos de esclavos que se volvieron libres, incluso si es poco probable que su nuevo estatus les haya otorgado los mismos derechos que los ciudadanos comunes. Se desconoce cómo podría haberse logrado esto.

Las inscripciones revelan que la relación entre esclavos y propietario no siempre fue del todo negativa. Hay casos de esclavos que pueden administrar negocios para su amo con relativa autonomía y esclavos que regresan a trabajar para su antiguo amo después de haber obtenido su libertad (aunque esto puede haber sido una obligación legal). Una inscripción en particular, que señala a un esclavo pagando su propia dedicación en un templo, implica que algunos esclavos, al menos, pudieron acumular su propio dinero de sus actividades. Además de dos revueltas de esclavos a principios y mediados del siglo IV a. C., cuando los esclavos se unieron a los rebeldes libios y luego al líder cartaginés Hanno en levantamientos más amplios, no se menciona ningún otro malestar a lo largo de los siglos. Su lealtad, más bien, fue esperada y recibida en tiempos de extrema tensión durante la Segunda Guerra Púnica y el asedio de Cartago en la Tercera Guerra Púnica cuando se concedió la libertad a los esclavos a cambio del servicio militar.


Historia temprana y cultura de Cartago

La mayor parte de la prensa de Cartago proviene de sus guerras con Roma, especialmente la Segunda Guerra Púnica.

Pero, ¿qué sabemos sobre su historia anterior? ¿Guerras que pudo haber librado en África, España o en otros lugares, etc.?

Sabemos que fue fundada como una colonia fenicia, y su nombre real era Qart Hadatsh, 'Ciudad Nueva'. Antes y durante las Guerras Púnicas, estaba gobernado por un 'senado' conocido como los 'suffetes' en fuentes romanas, pero ¿tengo razón al suponer que este último término también es latino, no púnico en sus orígenes? Si es así, ¿nos dejaron los cartagineses alguna prueba de su propio sistema de gobierno?

¿Cuál habría sido la calidad de vida del habitante "común" de Cartago? Se había convertido en una metrópolis en expansión que rivalizaba con la Roma contemporánea: ¿cuál era su población exacta?

¿Qué se sabe sobre la cultura cartaginesa: música, entretenimiento, vestimenta, roles de género, ética y moral, religión, etc.? Generalmente se dice que practicaron el sacrificio de niños mediante la inmolación, al igual que sus predecesores cananeos de fama bíblica.

Markdienekes

Hola Salah, ¡qué bueno verte interesado en los cartagineses! Ayudaré lo mejor que pueda

Lamentablemente, la estructura política de la República Cartaginesa no es muy conocida, la única evidencia proviene de fragmentos dispersos de varios escritores, como Aristóteles, Herodoto, Diodoro, Apio, Nepos y Justino. Sabemos que los griegos parecen haber tenido en alta estima a la república, pero la presentan de una manera muy idealizada y teorizada.

El senado cartaginés fue llamado adirim, las sufettes eran magistrados jefes. El término sufette está atestiguado por inscripciones púnicas. Aristóteles nos da un breve vistazo de la política cartaginesa y dice que los sufetes habrían sido ricos y de alta cuna. Cornelius Nepos nos dice que había dos sufetes (aunque escribe en el término griego para reyes) y que eran elegidos anualmente. los adirim Las funciones parecen ser tan amplias como las del senado romano, decidir sobre la guerra y la paz, lo más probable es que requiriera la ratificación de una asamblea de ciudadanos, el manejo de naciones extranjeras y la autorización de asuntos militares, mientras que también se registran algunas decisiones internas, a saber, la confiscación de la propiedad de Hannibal Barca en 195 AC.

Se conocen varios otros cuerpos. Uno es mencionado por Livy y parece ser un cuerpo senatorial más pequeño, que consta de 30 miembros que Livy llama 'el consejo más sagrado', que eran los senadores principales, y aunque no se mencionan con ese nombre en otras fuentes, sí vemos grupos de 30 senadores en otros casos, particularmente durante la guerra sin tregua. Hoyos cree que probablemente fueron ex-sufetes, y fueron en gran parte un cuerpo honorífico de senadores eminentes (Los cartagineses, p. 31).

Aristóteles menciona un brazo misterioso del gobierno llamado los 'pentarquías', que no aparecen en otra fuente, que eran comisiones de cinco hombres, que servían sin paga y controlaban asuntos importantes, incluido juzgar casos en la ley. No tenemos otra evidencia de que existieran, pero hay una inscripción que da fe de un tablero de diez personas para los lugares sagrados. También existía una comisión de fiscalización de 30 impuestos.

Mencionamos a los tesoreros y contadores que tenían el poder de sancionar a las personas que no pagaran las cuotas de aduana. Había un jefe (rb o rab) a cargo de las finanzas. Se creó otra posición política fuerte, la de los generales, que separaba los deberes militares de los civiles (¡muy a diferencia de Roma!), Y se creó la némesis para juzgar a los generales conocida como la corte de los ciento cuatro, y Aristóteles llama a esta la mayor autoridad en Cartago 'y lo compara con los 5 éforos de Esparta, lo que podría indicar que se ocupaban de la administración de áreas civiles y militares.

Por último, está la asamblea de ciudadanos llamada simplemente metro'(jamón) que se conoció en el mercado de la ciudad, y es mencionado por Justino en su historia de Malco (¡un cartaginés prominente a quien recibiré también más tarde!) que parece haber sido tratado con un respeto que podría elegir magistrados y votar. sobre decisiones de política. Sin embargo, no tenemos información definitiva sobre cómo operaron, pero se cree a partir de una inscripción en latín encontrada en Thugga fuertemente influenciada por Carthage, que tenían un arreglo de votación (puertas) de clanes locales y residentes de diferentes secciones de la ciudad, pero es especulación. .

Desde aproximadamente el siglo V hasta el segundo, los asuntos de la república parecían ser manejados por militares, y en particular, familias dominantes y sus partidarios, como los Magonids y Barcids, todos los cuales provenían de familias terratenientes en lugar de mercantiles. .

Continuaré escribiendo en mi documento de Word las respuestas a algunas de sus otras preguntas, es decir, sobre sus primeras guerras en Sicilia, Cerdeña y África, y en particular, la evidencia inestable del sacrificio de niños encontrada en las fuentes y la evidencia arqueológica encontrada. en el 'tophet' en Cartago! ¡Pero eso tendrá que ser para mañana, ya que estoy a punto de salir y emborracharme con algunos compañeros de trabajo!


Clase social

La clase más alta en el jerarquía fenicia antigua era la clase social que comprendía a las personas más elitistas de la sociedad e incluía a funcionarios gubernamentales, terratenientes y sacerdotes. Estas fueron las personas a las que se les dio la mayor importancia en la sociedad. Aunque la principal ciudad fenicia estaba gobernada por un rey, no se consideraba al rey como parte de la jerarquía. La clase social en la sociedad poseía los principales poderes y la aristocracia.


Las Guerras Púnicas | Historia | El ejército romano

Las guerras más influyentes en la historia romana tienen que ser la serie de guerras púnicas libradas contra el pueblo de Cartago. La primera guerra púnica se desarrolló en el contexto de Sicilia y sus islas circundantes más pequeñas. Roma, después de conquistar el continente italiano, buscó apoderarse de las islas cercanas, incluida Sicilia. Sin embargo, fueron derrotados por un grupo de mercenarios piratas que comenzaron a atacar la ciudad de Messina. Cuando el gobernante de Messina pidió ayuda tanto a Roma como a Cartago, comenzaron los problemas. Tanto Roma como Cartago llegaron casi al mismo tiempo y comenzaron a luchar entre sí. Este fue el comienzo. Roma tenía una ventaja con sus fuerzas navales y su superioridad estratégica, y una vez que Roma se apoderó del mar, Cartago no tuvo más remedio que rendirse.

Sin embargo, Carthage no se rindió por completo. Comenzaron a colonizar España para abrir nuevas oportunidades comerciales. Estas colonias funcionaron bien durante un tiempo. Pero en 218 a. C. una sección del ejército de Cartago atacó y se apoderó de la ciudad romana llamada Sagunto. Esto inició la Segunda Guerra Púnica. Esta es la guerra púnica más famosa porque tiene una de las maniobras militares más creativas y extrañas de todos los tiempos. Esta fue la marcha de Hannibal sobre los Alpes con elefantes y una gran fuerza de soldados. Este fue un movimiento valiente y muchos perecieron en tránsito, pero valió la pena para Hannibal. Aníbal atacó a una fuerza de 15.000 romanos (¡más de 2 legiones!) Y los destruyó casi por completo. Sin embargo, Hannibal no siguió adelante. Se ordenó a una legión romana que siguiera pero no se enfrentara a Aníbal. Esto impidió que Aníbal estableciera un campamento base y le impidió construir un fuerte defendible. Más tarde, Hannibal dio pequeños saltos hacia adelante, pero no atacó directamente a Roma. En cambio, trató de arrebatar a los aliados de Roma de su lado. Mientras tanto, otro ejército de Cartago se estaba moviendo desde España y Roma estaba en grave peligro. Si los dos ejércitos se hubieran unido, podría haber formado una fuerza que podría haber tomado Roma. Los ejércitos no se unieron, y las legiones romanas pudieron aplastar a los ejércitos españoles e intimidar a Aníbal para que no atacara. De hecho, Aníbal fue retirado y se le ordenó regresar a Cartago en 203. Un ejército dirigido por Escipión pudo purgar Cartago de España y en 206 a. C. España era un territorio romano. Luego, Escipión viajó a África y se enfrentó a las fuerzas de Hannibal de frente. La disciplina romana ganó a Aníbal y fue una gran victoria para Roma. Con una gran fuerza romana resoplando por sus cuellos colectivos, la gente de Cartago suplicó un tratado. Se concedió y todo en el Mediterráneo se fue a Roma.

La última de las guerras púnicas fue menos gloriosa. Cartago había sido duramente golpeada en el segundo y nunca recuperó sus poderes militares, pero rápidamente se estaba convirtiendo en una fuerza económica. Cartago se convirtió en una amenaza para los comerciantes romanos, por lo que a través de una fuerte presión de cabildeo, el Senado se convenció de que Cartago debía ser destruida. Así que en el 149 a. C. las fuerzas romanas atacaron directamente desde los puertos y diezmaron Cartago con poca dificultad. Los edificios fueron desguazados y quemados y el área reclamada por el Imperio.


Únase para obtener acceso a millones de registros

Tu historia no está muy lejos, está aquí. Únase hoy para recibir publicaciones gratuitas, acceso a registros, descuentos para conferencias y mucho más. Únete para recibir las llaves de tu pasado.

La Sociedad Genealógica de Ohio es la sociedad genealógica estatal más grande de los Estados Unidos, con la misión de proteger y compartir los recursos de historia familiar de Ohio, desarrollar oportunidades educativas atractivas y conectar genealogistas.

611 State Route 97 West, Bellville, OH 44813
419.886.1903
FAX 419.886.0092


Historia de Loose Mansion

The Loose Family y la hermosa casa que construyeron tienen un significado histórico en Kansas City. Hoy estamos orgullosamente incluidos en el Registro Histórico Nacional y, como en el pasado, somos el hogar de los eventos más exquisitos de nuestra ciudad. Nos sentimos honrados de poder compartir la fascinante historia y el increíble hogar de esta familia.

DEVOTADOS EL UNO AL OTRO

Jacob Leander Loose y Ella Anne Clark, marido y mujer, se dedicaron profundamente el uno al otro. Esto es evidente en sus grandes muestras de afecto: Loose Mansion y Loose Park. Jacob construyó nuestra mansión de cuatro pisos para su hermosa esposa como el lugar perfecto para que ella organizara veladas elegantes. Jacob tenía un apodo para Ella, "Sunshine", y por esta razón, ordenó que las "S" fueran talladas a mano en la Gran Escalera de caoba. Después de la muerte de Jacob, Ella donó una estatua de Jacob más grande que el tamaño real y 80 acres a la ciudad para un parque que "nunca se construirá y que siempre se disfrutará". Hasta el día de hoy, tanto la mansión como el parque son lugares para hermosas ceremonias de bodas e historias de amor.

LA INVERSIÓN

Aunque Jacob hizo su fortuna en el negocio de las galletas y los dulces, el dinero para construir Loose Mansion en realidad provino de otra fuente. Jacob y su hermano, Joseph, dieron cada uno $ 10,000 a un amigo que posteriormente descubrió el cobre en el noroeste. Su inversión se multiplicó por diez… ¡no, espere, diez veces por diez con una recompensa de $ 1,000,000 por cada hermano! Jacob adoraba a su esposa y le dijo que podía tener lo que quisiera con la ganancia inesperada de esta inversión. Ella dijo que quería regresar a Kansas City (viviendo en Chicago en ese momento) y construir una hermosa casa que sea perfecta para el entretenimiento.

CONSTRUYENDO UNA OBRA MAESTRA

The Loose Mansion se construyó durante un período de tres años a partir de 1907 y se completó en 1909 a un costo de $ 250,000. El arquitecto de Washington D.C. contratado por The Loose's era bien conocido por construir embajadas. Aunque es una casa privada, fue diseñada para recibir a grupos grandes y construida para ser extremadamente sólida con piso de cemento. Hay techos altos, puertas extremadamente anchas y múltiples formas de entrar y salir de cada espacio. Se instalaron enormes puertas corredizas para permitir que las áreas más grandes se vuelvan más pequeñas cuando sea necesario para entornos más íntimos.

Una vez finalizada, la mansión y su Carriage House totalizaron más de 17,000 pies cuadrados e incluyeron 11 chimeneas (quedan 8), 12 baños (ahora 14) y 12 balcones. Originalmente, las áreas del Gran Salón y la Sala de Música en el nivel principal estaban destinadas al entretenimiento, el Comedor para el servicio de cena, la Sala de Puros y Billar en el nivel inferior para entretenimientos y cócteles adicionales, y el Salón de Baile del tercer nivel para cenas y bailes. El segundo nivel albergaba sus habitaciones y dormitorios, un estudio para Jacob y una sala de recepción. Había cuartos de servicio en la esquina sureste del 3er nivel. Mientras realizaban sus funciones, los sirvientes usaban una escalera separada adyacente a la Gran Escalera.

ALGUNAS DE NUESTRAS CARACTERÍSTICAS HISTÓRICAS FAVORITAS

Algunas de nuestras características históricas favoritas incluyen:
  • Lámpara de araña Tiffany para comedor
  • Pisos de baldosas italianas importadas
  • Caoba filipina tallada a mano
  • La chimenea de la Biblia
  • La gran escalera
  • Vestíbulo de mármol con barandillas de latón
  • Techo abovedado adornado en el vestíbulo
  • Azulejo para chimenea con el nombre de Jacob
  • Seguro familiar suelto
  • Caja fuerte para joyas de Ella Loose
  • Caja fuerte bancaria de alta seguridad

LA CASA DEL CARRO

La Carriage House, ubicada en el lado sur de la mansión, tiene 2200 pies cuadrados y originalmente era el hogar de tres de los sirvientes de tiempo completo de Loose en el piso superior, y la limusina Packard de Jacob de 1907 en lo que solía ser un garaje en el piso inferior. . Hoy en día, Carriage House es nuestro adorable Bed & amp; Breakfast.

CONSTRUYENDO UNA OBRA MAESTRA PARTE 2

La familia Saathoff compró Loose Mansion en 2003. Su dedicación a la casa y la historia de Kansas City es evidente en toda la mansión. Mantener la integridad del hogar siempre ha sido de suma importancia para ellos. Los Saathoff han restaurado toda la mansión y Carriage House, incluidas amplias actualizaciones de los sistemas eléctricos, de plomería y HVAC, junto con la repavimentación de techos y la reconstrucción de balcones.

Algunas de nuestras mejoras favoritas incluyen:

  • Recreación y ampliación del salón de baile del tercer nivel
  • Vidriera personalizada con escudo familiar suelto
  • 60 pies de murales de pared originales de Dan Brewer, artista local e historiador amp
  • Recreación de la sala de segundo nivel y la plataforma de pórtico al aire libre del amplificador
  • Restauración del estudio de Jacob como suite nupcial
  • Retratos de Jacob y Ella sueltos
  • Crear un Bed & amp; Breakfast en la Carriage House

UN HOMBRE HECHO POR SÍ MISMO

Jacob Loose dejó la escuela en Illinois a los 16 años y tomó un trabajo ganando $ 5 a la semana. Cuatro años después, él y su hermano Joseph abrieron una tienda de productos secos en Chetopa, Kansas. En 1878, se casó con Ella Clark de Carthage, Missouri. Jacob fundó la American Biscuit Company en 1880.

En 1898, la empresa era propietaria de 17 panaderías regionales en los Estados Unidos. La American Biscuit Company luego se fusionó con la National Biscuit Company (NABISCO) en 1899. Poco después de la fusión, Jacob se enfermó y él y Ella se mudaron a Inglaterra durante varios años. En 1902, Jacob, su hermano y John H. Wiles formaron Loose-Wiles Biscuit Company en Kansas City, que pasó a llamarse Sunshine Biscuits en 1946.

En 1905, Jacob y su empresa fueron los responsables de inventar la cookie Hydrox. Y en 1917, introdujeron la galleta de soda. Las empresas de Jacob desarrollaron envases creativos para sus productos y muchos de ellos se convirtieron rápidamente en artículos de colección. En 1925, Loose-Wiles empleaba a 30.000 personas en todo Estados Unidos.

Después de una grave enfermedad, Jacob Loose se retiró parcialmente en 1919 y murió en su casa de verano en Gloucester, Massachusetts en 1923. Su hermosa casa de propiedad junto al mar ya no está en pie.

LA SOCIEDAD DOWAGER

Ella Loose dio a luz a dos hijos, pero lamentablemente ambos murieron cuando eran bebés. Ella era bien conocida por ser de voluntad fuerte, compasiva y generosa, y por sus fiestas lujosas mientras entretenía para el beneficio tanto de su negocio como de su comunidad.

A los 60 años, "la viuda número uno de la sociedad de Kansas City" activó un plan para conquistar la sociedad de Washington, D.C. Durante años, fue una popular anfitriona de fiestas y donante allí, y a menudo una invitada de la Casa Blanca y amiga de varios presidentes y dignatarios.

AMÉRICA Y # 8217 EL ENCUENTRO MÁS DESTACADO DE HÉROES MILITARES

Poco después de la Primera Guerra Mundial, Jacob y Ella Loose participaron activamente en la Liberty Memorial Association, que se creó para construir un monumento nacional duradero en Kansas City para aquellos que ofrecieron y dieron sus vidas en defensa de la libertad y de nuestro país. El 1 de noviembre de 1921, se iba a dedicar el sitio del Liberty Memorial y los cinco líderes militares aliados se reunieron en Kansas City para hablar ante una multitud de 200.000 personas. Este evento innovador fue la única vez en la historia que estos líderes estuvieron juntos en un solo lugar. Estuvieron presentes el teniente general barón Jacques de Bélgica, el general Armando Díaz de Italia, el mariscal Ferdinand Foch de Francia, el general John J. Pershing de los Estados Unidos y el almirante David Beatty de Gran Bretaña.

HUÉSPEDES DE LA CASA EN LA MANSIÓN SUELTA

The Loose's disfrutó entreteniendo a algunos de los héroes militares de la ciudad para la dedicación del Liberty Memorial. Esta foto fue tomada antes de la dedicación y muestra a Jacob y Ella Loose en el porche delantero de Loose Mansion con el general Armando Díaz de Italia de pie entre ellos. Los dos oficiales del lado derecho de la foto eran ayudantes del general Díaz. Estos incluyeron al general De Luca, que está al lado de la Sra. Loose. El hombre de la extrema derecha con una cruz en su casco era un oficial de Dragoon (caballería), tal vez el Mayor De Mierry, pero esto no es una identificación definitiva. El oficial estadounidense en el extremo izquierdo de la foto es un oficial no identificado asignado como escolta del general Díaz. Una ampliación de esta foto se muestra con orgullo en el Sun Porch del nivel principal de la mansión.

LA REINA (ELLA & # 8217S AMIGA) VISITA LA MANSIÓN SUELTA

Cinco años después, el 11 de noviembre de 1926, muchos dignatarios regresaron a Kansas City para celebrar la dedicación del Monumento Nacional a la Libertad de la Primera Guerra Mundial completado. Los residentes de Kansas City estaban encantados de que la reina María de Rumania, su hija, la princesa Ileana, y su hijo, el príncipe Nicolás, viajaran en tren y llegaran a Union Station justo a tiempo para la ceremonia de dedicación. La reina María fue extremadamente popular en Rumania y en todo el mundo. Su popularidad en su vida ha sido comparada con la de la princesa Diana en la nuestra. Durante la Primera Guerra Mundial, la popularidad de la Reina creció enormemente debido a su dedicado servicio en la Cruz Roja al cuidado de los soldados heridos en los hospitales militares. La abuela de Marie fue la reina Victoria de Inglaterra. A los 17 años, Marie se casó con Fernando de Rumania y fue coronada Reina en 1914. La Reina y sus dos hijos fueron recibidos en Union Station por miles de residentes de Kansas City que solo esperaban poder verlos. Al salir de Union Station, fueron directamente al monumento y luego fueron llevados rápidamente a varios eventos pequeños en Kansas City.

Terminaron su gira viniendo a Loose Mansion a las 10:45 pm para visitar a su buena amiga, Ella Loose, que entonces era viuda. Según el periódico de Kansas City, Ella los entretuvo durante aproximadamente una hora en la Sala de Recepción en el segundo nivel de la mansión, que es la sala que usamos ahora para reunirnos con nuestros clientes para planificar sus eventos. Cuando la reina y sus hijos abandonaron la mansión, el periódico informó que había "masas aplastantes de personas que rodeaban la mansión suelta, lo que hacía que los porches y las entradas de vehículos fueran intransitables".

APOYO A KC / LOS FILANTROPISTAS

Jacob fue un generoso benefactor que inició el fondo de dotación del Children's Mercy Hospital con $ 25,000 en 1913. Jacob Loose donó el increíble personal de la bandera de los Estados Unidos a Swope Park el 4 de julio de 1915. Durante más de 30 años, Ella proporcionó zapatos nuevos y dinero para gastos para huérfanos. en la casa Gillis de Kansas City. Jacob y Ella también regalaron campanas a varias iglesias locales, y disfrutaron escuchándolas sonar en toda la ciudad.

El legado más visible de Loose es Loose Park en 52nd y Wornall Road, una vez el Kansas City Country Club. La Sra. Loose compró el terreno por $ 500,000 y se lo dio a la ciudad en 1927 como un monumento a su esposo. Sigue siendo uno de los parques más bellos de Kansas City y el hogar de muchas ceremonias de boda. Cada año, tenemos parejas que "se casan" en el hermoso jardín de rosas del parque y luego se dirigen a Loose Mansion para celebrar con una magnífica recepción.

La última voluntad y testamento de Jacob creó el Million Dollar Charity Fund, y tras la muerte de Ella en septiembre de 1945, la mayor parte de su patrimonio se destinó al Million Dollar Charity Fund, a pesar de varias demandas presentadas por familiares. Este fondo ayudó a lanzar la Fundación Comunitaria del Área Metropolitana de Kansas City y los Fideicomisos Afiliados de la actualidad, que aún desempeñan un papel importante en la comunidad de Kansas City.

FANTASMAS DE LA MANSIÓN

¿Qué sería de una mansión sin fantasmas?

La leyenda de los fantasmas de Loose Mansion se ha transmitido de propietario a propietario. La presencia de fantasmas fue comprobada en 1985 por un medio profesional que trabajó en el equipo de filmación de HBO durante el rodaje de la película de HBO, "Truman", una película sobre el presidente Harry Truman. Ella y otras personas involucradas en este proyecto observaron a los fantasmas varias veces mientras pasaban largas noches en la mansión filmando escenas de la película. Según la leyenda y el equipo de la película, dos fantasmas se mueven por la mansión, elegantemente vestidos de blanco. They are said to descend the mansion’s grand staircase late at night, arm in arm. They love to dance in the mansion’s ballroom.


About Leake County, Mississippi.

Leake County is located almost dead-center of the state of Mississippi. Leake County was organized on December 23, 1833 and was named in honor of Walter Leake, a prominent Mississippi politician who served in many offices in the state including Governor, Senator, and Supreme Court Judge.

The county seat of Carthage was established in 1834 by the Harris family. The city was named for their hometown of Carthage, Tennessee. Carthage was originally to have been called Leakesville. On July 31, 1834, the Board of Police selected Carthage as the county seat of Leake County. The land on which the original settlement was built was donated in June, 1835 by Thomas L. Harris and his wife, Matilda.

The first courthouse was built in 1836, serving for forty-one years when a brick structure was erected. A new courthouse was built in 1910. On April 20, 1837, the first post office was established. Carthage drew up its first Charter of Incorporation in 1876. The charter was amended in 1910 to make the town a municipal corporation with powers to be carried out by a mayor and a board of aldermen.

The county has a total area of 585.39 square miles of which 582.71 square miles is land and 2.68 square miles (0.46%) is water. The population recorded in the 1840 Federal Census was 2,162. The population peaked in 1940 with 24,570 souls counted. The 2010 census recorded 23,805 residents in the county.

Neighboring counties are Attala County (north), Winston County (northeast), Neshoba County (east), Newton County (southeast), Scott County (south), and Madison County (west). The city of Carthage is the county seat. Other communities in the county include Lena, Sebastopol (mostly in Scott County), Walnut Grove, Redwater, Standing Pine, Edinburg, Good Hope, Madden, Midway, Ofahoma, and Thomastown.


What are our primary sources for the history of Carthage?

Also, can anyone recommend any good books on the subject?

Hello! I would highly recommend Dexter Hoyos' The Carthaginians (2010) in place of Richard Miles' Carthage Must Be Destroyed. The former essentially serves as an information dump, while Hoyos (thankfully) avoids some of the questionable claims he put forth in his earlier book Hannibal's Dynasty (2003).

My main objection against Miles centers on his characterization of early Punic history, which essentially ignores a mass of evidence (including radiocarbon dating) in order to support his main thesis--that is, the Greeks and Romans all but demonized the Carthaginians through their historiography this simply isn't true, and the historians Pedro Barceló (1994) and Erich Gruen (2011) have offered fairer assessments on this issue. Particularly egregious, he completely dismisses the historicity of Elissa and Pygmalion, despite corroboration between the Annals of Tyre (as translated by Menander of Ephasus, quoted by Josephus) and Timaeus of Tauromenium (per Anon. De Mulieribus 6 = FGrH 566 F.82, who elsewhere claims to have studied Phoenician documents), and a pendant from Carthage itself inscribed in archaic Phoenician script bearing Pygmalion's name alongside the patron goddess of his house Astarte (KAI 73 and Krahmalkov 1981 Miles does not address any of the arguments advanced in its defense), and the aforementioned radiocarbon dating that places the earliest settlement of Carthage around the late ninth century B.C., or around 814/3 B.C. as given by the classical sources (e.g., Dionysius of Halicarnassus 1.74.1). I will refrain for now from further criticisms.

Another work you may consider is the late Serge Lancel's Carthage: A History (1995). Lancel deals primarily with archaeological evidence (which I find exceedingly dry), but he writes with a certain amount of charm and sometimes talks about the archaeologists themselves and their biases. If you can read German, there is Werner Huss' rather lengthy Die Karthager (2004), a slightly watered down version of his earlier book Geschichte der Karthager (1985). I found it rather bland yet still better than Miles in terms of research and comprehensiveness. If you can read French, Maurice Sznycer's chapter "Carthage et la civilisation punique" in Rome et la conquête du monde méditerranéen (1978) works surprisingly well as a concise overview of the literary, archaeological, and epigraphic evidence.

If you are at all interested in earlier works, notable ones include B. H. Warmington's Cartago (1969), which follows the literary evidence primarily and is very outdated when it comes to material evidence, as well as Gilbert and Colette Picard's The Life and Death of Carthage (1968), which employs a distinctly Marxist interpretation of Punic politics (= class warfare). A few years before Gilbert Picard published a charming little book on social life in Carthage, aptly titled Daily Life in Carthage at the time of Hannibal (1961).

As to primary sources, I will cannibalize part of an essay I wrote on the topic and paste it below. In the meantime, I hope you find this information helpful! :D

Barceló, Pedro. “The Perception of Carthage in Classical Greek Historiography.” Acta Classica 37 (1994): 1-14.

Gruen, Erich. Rethinking the Other in Antiquity. Princeton: Princeton University Press, 2011.

Hoyos, Dexter. Hannibal’s Dynasty. London and New York: Routledge, 2003.

Hoyos, Dexter. The Carthaginians. London and New York: Routledge, 2010.

Huss, Werner. Die Karthager. Munich: Verlag C. H. Beck, 2004.

Krahmalkov, Charles R. “The Foundation of Carthage, 814 B.C.: The Douïmès Pendant Inscription.” Journal of Semitic Studies 26.2 (1981): 177-191.

Lancel, Serge. Carthage: A History. Translated by Antonia Neville. Oxford and Cambridge: Blackwell, 1995.

Picard, Gilbert Ch., and Colette Ch. Picard. Daily Life in Carthage at the time of Hannibal. Translated by A. E. Foster. New York: Macmillan, 1961.

Picard, Gilbert C., and Colette Picard. The Life and Death of Carthage. Translated by Dominique Collon. London: Sidgwick and Jackson, 1968.

Sznycer, Maurice. “Carthage et la civilisation punique.” En Rome et la conquête du monde méditerranéen (Volume 2), edited by Claude Nicolet, 545-593. Paris: Presses Universitaires de France, 1978.

Warmington, B. H. Cartago. New York: Barnes & Noble, 1969.

Hello once again! As promised, I've cannibalized a small portion of an essay on sources for Carthaginian history and pasted in below. I churned this out rather quickly a year ago (after a relatively small window of time for research), and today I do not wholly agree with everything I argued at the time. Nevertheless, I believe it adequately summarizes the nature of the literary evidence and current problems in interpretation. I have removed all seventy-nine footnotes for this section to discourage potential plagiarism, although I can produce references if you PM me politely.

Our surviving samples of Carthaginian literature—namely, the Greek translation of the Periplus of Hanno (Ἄννωνος περίπλους) and a few fragments from the agricultural treatise of Mago—have unfortunately reinforced the view, expounded by the likes of B. H. Warmington, that the art of writing in the Punic world was unappreciated, unsophisticated, and the product of a “primitive age.” Both examples obviously deserve more attention. The first of these, the Periplus, describes a naval expedition beyond the Pillars of Heracles (Gibraltar) led by a certain Hanno. Sections seem to be missing from the already-brief Greek text that has been handed down to us, but it nevertheless shows clear signs of having been translated from Phoenician. More significantly, its introduction establishes that its contents derive from an inscription put up in the temple of Kronos (corresponding to the chief Carthaginian deity Baal Hammon). Displaying documents in temples was a common practice, as several inscriptions indicate:

“The men who are in charge of the temple… shall inscribe this resolution on a gold stele and erect it in the portico of the temple in public eye.” (Piraeus in Athens, c. 300)

“This bronze plaque, which I inscribed and affixed to the wall [of the temple of Melqart], records my gift.” (Lapethos in Cyprus, c. 275)

“In honor of his great deeds, [this] noble family has preserved his memory month by month in the temple of Isis and stored [there] his account written on a tablet.” (Carthage, date uncertain) Note: at the time, this was based on my own reading of RÉS 13/236.7-8: bkbd t‘ṣmty ’dr šph sk[r yrḥ md] yrḥ bt ’s w’bt spry ktb bps. Février and Krahmalkov respectively rendered the second bt as “engraved” and “written,” which defies its standard usage (“place,” “dwelling”) and was redundant given the following ktb (“written”). “Housed” or “stored” appeared more appropriate, although I have since changed my opinion after further study.

The tablet (pr) mentioned at the end of the third inscription apparently refers to another record beyond a single engraving and may be related to the registers or chronicles (ktbt dbr hbt, “record of the affairs of the house”) which Phoenician families meticulously kept from generation to generation. This lends some explanation as to the brevity and truncated-appearance of the Periplus the text in our possession is, in fact, an abridgement of Hanno’s initial report. The official copy must have been deposited in another part of the temple or, more probably given the circumstances, in the state library. Conversely, the version presented to the public could celebrate Carthaginian accomplishments without dispensing any sensitive state secrets—a propaganda piece, so it seems. One might consider the case of Hannibal Barca, who employed first-rate Greek historians throughout his campaigns yet still felt it necessary to inscribe a res gestae (later to be read by Polybius) before retreating from Italy in 205.

The Romans spared the Carthaginian state library when they leveled the city in 146, distributing all the works within to the local African kings. Sometime in the late first century, the original Periplus apparently reached the eyes of Juba II of Mauretania, who promptly published a work entitled The Wanderings of Hanno (αἱ Ἄννωνος πλάναι). Less than a century later, Pliny the Elder perused the commentarii (presumably translated) written by Hanno himself. Often lost in the discussion is also the accompanying account of Himilco, the brother of Hanno, who explored the areas surrounding the British Isles around the same time as the events of the Periplus. If the fourth-century A.D. poet Avienus is to be trusted, Himilco’s report was later incorporated into the Annals of Carthage (Punicorum annales), the only direct testimony we have to Punic historiography.

The other known specimen of Carthaginian literature, the twenty-eight volume agricultural encyclopedia of the ex-general Mago, bears a unique status as the only work to have been translated from Punic into Latin by decree of the Roman Senate immediately following the fall of Carthage in 146 B.C. Mago’s wisdom remained highly-rated throughout antiquity, and his reputation led a certain Cassius Dionysius of Utica to furnish a twenty-volume Greek translation sometime during the first century, although Varro says this amounted to only eight books of Mago Diophanes of Bithynia reduced that number to six after he, in turn, abridged Cassius Dionysius. All the same, the fragments contain such mundane suggestions as to the ideal time for planting almond trees or the types of slaves a landowner should purchase. Warmington has thus asserted with a tinge of prejudice that only “works of this practical nature… will have appealed to the money-conscious Carthaginians.”

. Several scholars have already noted that the decision by the Senate to preserve Mago’s manual seems like a calculated political attack against the cantankerous Cato the Elder, the chief advocate for the destruction of Carthage who had, shortly prior, authored his own De agricultura. As Véronique Krings observes, “such a maneuver makes sense only in a cultural and political context in which De agricultura itself carried a political meaning and perhaps represented something akin to a party manifesto.” We must therefore keep in mind that Mago, too, did not operate in a vacuum. Not unlike the fourth-century demagogue and war hero Hanno “the Great”, Mago amassed his fortunes from farming after retirement from military service. His work catered to a specific segment of the Carthaginian aristocracy, those oligarchs and senators who increasingly invested their city’s future in Africa, and provided them the knowhow for retaining their influence in the face of changing economic realities. These individuals, content as they were upon their plantations and keen to avoid any foreign entanglements, might have saved Carthage from its untimely demise had the vengeful Barcid generals not entered the scene in the third century.

Besides Avienus’ vague allusion to the Annals of Carthage, the issue remains whether the Carthaginians ever produced true works of historiography. We should answer this question by posing another: to what extent were the classical writers willing or able to utilize material from “barbarian” sources? We have just seen that many Greeks and Romans eagerly sought the advice of Mago, while the existence of a Greek translation of the Periplus, known as early as the fourth century to the historian Ephorus of Cyme, implies interest in that as well. All of this presupposes, of course, that at least a handful of educated Greeks and Romans understood the Phoenician-Punic language. On the other hand, a larger proportion of Carthaginians were bilingual, and we cannot discount the possibility that they themselves commissioned the majority of the translations—whether Greek, Latin, or Punic—that circulated in antiquity. Charles R. Krahmalkov has even proposed that the Roman playwright Plautus, who inserts genuine Punic dialogue (“as foreign gobbledygook”) into his comedy The Little Carthaginian (Poenulus), extracted these lines from an earlier Carthaginian translation.


Carthage Historical Museum

Under his most recent executive order, Governor Roy Cooper has lifted all capacity limits, social distancing requirements and most mask mandates for the entire state. However, the North Carolina Department of Health and Human Services recommends that people still wear a mask if they are in a large crowd or not vaccinated.

If traveling, individuals are encouraged to check with local tourism organizations to determine if any limitations are still in place (e.g., visitor center closures), and to contact lodging establishments directly for their most up-to-date information.

More information about local restaurant resources specific to North Carolina destinations can be found via their local tourism organization, which can be found here. Visit Count On Me NC to see a list of businesses – restaurants, lodging, attractions and others – that have completed the Count On Me NC training, as these businesses are making a concerted effort to help keep everyone safe and healthy. As a guest, you can take your own pledge, too, to show you're doing your part.

Discover our permanent home for artifacts covering more than 200 years of area history. Several exhibits reveal the town’s past as the home of a renowned Tyson & Jones Buggy Factory, which the town commemorates each May with a popular family-friendly festival. Free, but donations are appreciated.


Carthaginian Society - History

Welcome to this
Jasper County, Missouri
Genealogy Trails Website

Our goal is to help you track your ancestors through time by transcribing genealogical and historical data and placing it online for the free use of all researchers

If you have a love for history, a desire to help others, and basic webpage-making skills, consider joining us! Get the details on our Volunteer Page .
[A desire to transcribe data and knowledge of how to make a basic webpage is required.]

If hosting isn't for you, we can use your help in other ways.
More information can be found on the Volunteer Page.

We regret that we are unable to do personal research for anyone..
Todos los datos que encontremos se agregarán a este sitio.
We thank you for visiting and hope you'll come back again to view the updates we make to this site


Happy Trails to you on your quest for your ancestors.


Check your attics!
Dust off your family scrapbooks!
We're looking for DATA for this site.

If you would like to submit data for this site,
please Email Us with your submissions.

Jasper County
Jasper County was organized in 1841.

Named after Sgt. William Jasper, a Revolutionary War hero.

Situated in the southwest corner of the State, is bounded on the west by Kansas State line, and separated from Arkansas by Newton and McDonald counties. The surface of the country is gently undulating, with about two-thirds prairie, and the remainder timber land. The prairies are very fertile, interspersed with streams of pure running water, the courses of which are skirted with timber. The southern part of the county is underlaid with mountain limestone, containing numerous and extensive deposits of lead and zinc. As an agricultural region, this stands high - all kinds of grain, grasses, fruit and vegetable yield good crops. The heavy yield of grasses, abundance of clear, cold spring branches, and the mild climate, renders this well adapted for stock growing. Manufacturers and capitalists will find on Spring River alone, at least fifty sites, furnishing good water power, unimproved. Good openings for all kinds of mechanics. There is an oil spring in township 84, range 28.
Population in 1860, 6,607. Towns, Carthage, Sarcoxie, Fidelity, Sherwood,. &c."
(Source: P.M. Pinckard, The Missouri handbook, St. Louis, 1865, pgs. 114-115)

Cities & Towns
Airport Drive - Alba - Asbury - Avilla - Brooklyn Heights - Carl Junction - Carterville - Carthage - Carytown -
Duenweg - Duquesne - Fridelity - Jasper - Joplin - Kendricktown - La Russell - Maxwell - Neck City -
Oakland Park - Oronago - Purcell - Reeds - Sarcoxie - Waco - Webb City

Website Updates
June 2021 - Crime News (2)
April 2021
Transcribed by GT Transcription Team
Newspaper Data
Anniversaries, Birthdays and Reunions
Mrs. Frank Duroni
Peter Francis

Obituaries
Miss Sarah Elizabeth Ale
Deborah Ann Titus

Join our
Genealogy Trails Midwest States
Mailing List
to get email notices when this county site is updated.


Ver el vídeo: Ecodía del niño en Cartagineses y Romanos (Mayo 2022).